Jueves, 3 Septiembre, 2020

TikTok no es tan guay como parece

Cuando accedes a TikTok por primera vez es fácil que te enganches, videos cortos, la mayoría curiosos o creativos, que se van alineando con los intereses a medida que utilices la aplicación y el algoritmo te va conociendo, es el típico “Va, uno más y basta”.

TikTok es una red social china creada el año 2016 y que en la actualidad cuenta con más de 800 millones de usuarios activos. La aplicación permite crear videos cortos con música, filtros y algunas otras características. Su misión, tal como se puede leer en su sitio web, es: “TikTok es el principal destino para videos móviles de formato corto. Nuestra misión es inspirar la creatividad y brindar alegría”. Un mix entre red social y plataforma de entretenimiento que engancha y que la ha convertido en la sexta aplicación con más usuarios activos en el mundo, detrás de apps como WhatsApp, Facebook o WeChat, además de ser la que más rápido ha crecido y ha acumulado usuarios. Para simplificar, podríamos decir que el formato es similar en los Instagram Stories. Por lo que hace referencia al perfil de usuarios el 27% tiene entre 13 y 17 años, el 42% entre 18 y 24, el 16% entre 25 y 34, el 60% son mujeres y el 40% hombres.

Pero detrás de TikTok hay una compañía irresponsable, una compañía que captura constantemente todo tipo de datos del usuario, del terminal que utiliza, de sus patrones de conducta… Capaz de crear pautas de comportamiento verdaderamente siniestros y preocupantes tanto en niños como en adultos, con un sistema de recomendación de contenidos verdaderamente peligroso. Hasta aquí nada nuevo, la mayoría de Apps lo hacen, pero TikTok es la aplicación que adapta la filosofía china a Internet – queremos verlo todo, saberlo todo, analizarlo todo, sin límite de ningún tipo. A la India la han prohibido (posiblemente una decisión puramente poltica), acusándola de ser una app espía de China. Anonymous lanzó una campaña contra ella asegurando que es un “malware” operado por el gobierno chino con el objetivo de espiar, y un usuario de Reddit, a partir de la ingeniería inversa, determinó que TikTok es la peor aplicación por lo que a privacidad se refiere.

Si alguien quiere entender el origen de los problemas de TikTok, puede leer una noticia publicada al China Media Project bajo el título “Tech shame in the new era”, en la que se incluían las disculpas de su fundador, Zhang Yiming, una de las personas más ricas de China, a su gobierno, y en el que se evidencia el nivel de sumisión política de las compañías chinas. No es un problema específico de TikTok, sino de la propia naturaleza de su régimen político. Las compañías chinas, aparte de querer ser rentables económicamente hablando, se encuentran en una misión gubernamental para tratar de expandir, el máximo posible, la influencia de su país.

Si hacemos un ejercicio de objetividad, llegaremos a la conclusión que, en realidad, la mayoría de las aplicaciones que tenemos instaladas en nuestros smartphones, chinas o no, recogen y archivan todo tipo de datos sobre nosotros y sobre nuestro comportamiento. La mayoría lo hacen con fines publicitarios, aunque se trata de datos agregados y es poco probable que nos espíen a alguno de nosotros de forma particular. El problema recae en que, si quieren, pueden hacerlo, y no solo ellos. La información digital es muy difícil de proteger, y si no es muy riguroso por lo que hace a seguridad, existe el riesgo que se comparta con otros usuarios sin muy buenas intenciones. Por lo que hace referencia a los gobiernos, las aplicaciones chinas tienen el peligro añadido del control que el estado ejerce sobre las empresas, y de lo que eso supone a la hora de disponer de información y de ejercer un cierto control sobre los usuarios. En el caso de los gobiernos occidentales, el control no es tan obvio, pero eso no significa que no exista o que, en el caso que sea necesario, se pueda ejercer. Una de las cuestiones que más nos debería preocupar, además de la privacidad, es el control algorítmico de los contenidos con el objetivo de engancharnos a estas Apps. El funcionamiento es sencillo, si muestras cierto interés por algún tipo de contenido, la App te muestra otro similar con tal que estés más rato utilizándola y consumas más publicidad (que es de donde obtienen los ingresos). Esto, aparte de ser un ladrón de tiempo implacable, hace que puedas llegar a tener una visión distorsionada de la realidad que te rodea, creando pautas de comportamiento inadecuadas y disminuyendo la capacidad de juicio y análisis de la realidad.

Redes sociales sí, pero con cuidado.

Fuentes: tiktok.com, statista.com, enriquedans.com